fbpx

Noticias

Desarrollo ágil de software: LOS «FALSO-ÁGILES»

Antes el problema era conseguir que las empresas se tomarán el desarrollo ágil seriamente. Ahora, todas son ágiles, pero cuando te introduces un poco te das cuenta que lo que ellas entienden por ágil, es muchas veces muy diferente de lo que nosotros consideraríamos ágil.

El actual desafío es conseguir que la gente quiera adoptar la agilidad en el software, nuestro desafío es luchar contra los “falsos-ágiles”.

Llamamos un falso-ágil a alguien que de ágil sólo tiene el nombre, porque no sigue ni los principios ni valores de la verdadera agilidad. Estos pseudos practicantes del desarrollo ágil van en contra todo lo que quisimos que fueran los métodos ágiles, cuando hicimos el manifiesto fundacional.

Uno de los cuatro valores principales de la agilidad es que los individuos y sus interacciones están por encima de los procesos y herramientas. Si quieres tener éxito desarrollando software, lo más importante es encontrar gente buena, y que sea capaz de trabajar bien de forma colaborativa como un equipo. La discusión acerca de los procesos y herramientas que el equipo debería usar viene después. El equipo tiene que poder escoger su propio camino, y cambiarlo cuando quiera como parte de su evolución.

La visión industrial del mundo ágil, busca imponer los métodos ágiles más adecuados a la gente, “enseñándoles” cómo debería ser un buen proceso de desarrollo ágil. De hecho lo más ágil en un proceso, es que un equipo decida justamente no seguir principios ágiles si creen que no es lo más adecuado.

Tenemos que recuperar y dar a los aspectos técnicos la importancia que se merecen. Desde el programador JavaScript más junior debe estar conectado con las decisiones a nivel de negocio, si queremos que la organización funcione realmente de un modo ágil.

Pasar una orientación a producto ayuda a tener equipos que continuamente trabajan juntos en una área clave para la organización. Esta visión a largo plazo permite organizarse mejor y evolucionar para ser cada vez más eficiente y generar más valor añadido. Ya que se reduce el tiempo de cada ciclo de desarrollo trabajando con iteraciones más cortas sin afectar a la integridad del software.

Finalmente el Manifiesto Ágil estará abierto a la participación de toda persona que estuviera interesada a contribuir y colaborar con sus ideas sin nunca intentar tener un papel preponderante ni intentar dirigir el futuro de la agilidad. Mientras sigamos con esta flexibilidad en la comunidad ágil, creo que seremos capaces de solucionar cualquier problema que se nos ponga por delante.

Deja un comentario